SERRA DE TRAMUNTANA, ISLA DE MALLORCA

Cuando se llega a la Serra de Tramuntana, su bello paisaje hace que instantáneamente sientas una inmensa sensación de bienestar.

El contraste entre el mar y la sierra, se revela aquí, como en pocos otros litorales a lo largo y ancho de la cuenca del Mediterráneo.

Los principales aspectos que le han hecho merecedora con eternos elogios por parte de tantos personajes célebres seducidos por su mágico ambiente, se podrían resumir de la siguiente manera:

En el año 2011, la UNESCO reconoce a la Serra de Tramuntana como Patrimonio de la Humanidad en la categoría de Paisaje Cultural. Esta declaración merecedora por la simbiosis entre el hombre y la naturaleza, da lugar a paisajes rurales sin impacto visual, formados por las tradicionales terrazas de cultivo, principalmente del olivo milenario, construidas con la técnica de pedra en sec. Estas mismas terrazas, colaboraron a formalizar la declaración positiva del Arte de Piedra en Seco, como Patrimonio Cultural Inmaterial en 2018 por parte de la UNESCO.

El formidable contraste entre el mar y la montaña Mallorquina, forma una de las líneas de costa más abruptas en el Mediterráneo. Con 90km de longitud, orientada del Suroeste al Noreste, son innumerables los acantilados marinos que superan los 200m de altura, pudiendo alcanzar algunos de ellos, los 450m de asombrosas paredes verticales. Esta misma costa de relieves wagnerianos, que forma espectaculares murallas de roca caliza, recortadas por descomunales salientes y pintorescas bahías que esconden paradisíacas calas de aguas cristalinas, ¡hacen las delicias al visitante!

La biodiversidad de la Tramuntana es fascinante. Los bosques mixtos mediterráneos de pino (Pinus halepensis) y encina (Qercus ilex) se encuentran presentes en más del 34% de su territorio. Aquí tiene fijada la residencia el buitre negro (Aegypius monachus), única colonia insular del mundo y el ave con mayor envergadura de Europa. En los profundos torrentes Kársticos de la sierra, vive el sapillo endémico Balear, conocido como Ferreret (Alytes muletensis), uno de los anfibios más singulares de Europa. La Sierra atesora 65 de las 97 plantas endémicas descritas en el archipiélago balear y 65 de las 68 de Mallorca. Son innumerables los ejemplos de biodiversidad que atesora la Serra de Tramuntana en sus diferentes ecosistemas. Afortunadamente, este extenso territorio con más de 1000Km2 de amplitud, cuenta con diferentes figuras de protección que le aseguran la continuidad como Paraje Natural en toda su extensión, o como Parque Natural o Monumento Natural en zonas más restringidas. Asimismo, existen innumerables áreas delimitadas y gestionadas por la UE a través de la Red Natura 2000, como las ZEPA y los LIC. Todo ello no quita que casi el 93% del territorio de la Serra de Tramuntana, es de titularidad privada.

Los pueblos de montaña de la sierra, se encuentran entre los más pintorescos de España. Con su arquitectura tradicional basada en la construcción con la piedra caliza de canteras próximas, hacen de ellos pueblos integrados totalmente en el paisaje, que forman postales como: Deià, Fornalutx, Valldemossa, Estellencs, Banyalbufar o el mismo Sóller.

Si te apetece conocer en primera persona, todas estas cualidades aquí arriba descritas y otras muchas otras: te esperamos aquí mismo ¡en la Serra de Tramuntana!